Cereales

La Espelta

La espelta es un cereal muy nutritivo hasta ahora poco conocido que va emergiendo en el campo de la alimentación natural.

La espelta es una variedad de trigo, conocida también como trigo salvaje. Se considera que da origen a toda la familia del trigo. Los primeros testimonios de su cultivo se remontan a 7.000 años a.C. Se sabe que en la antigua Roma este cereal llamado ‘farro’ (su nombre actual en italiano) era la base de pasteles, pan, galletas, sopas y guisos.

Son varias las razones para que se intente recuperar su cultivo y uso alimentario.

En primer lugar, la espelta es mucha más rica en proteínas que el trigo (un 16% sobre el 11.5% que tiene el trigo), posee también más hierro, fósforo y magnesio (10 veces más que cualquier otra variedad de trigo) y además es más rica en vitaminas A, B y E.

A pesar de contener más gluten (proteína) que el trigo, las personas con dificultad para asimilar el gluten (y a las que, por tanto, se aconseja no tomar trigo por su dificultad para digerirlo) lo toleran mejor. Esto se debe a que la espelta es un grano mucho más antiguo y se ha mantenido como tal sin sufrir hibridaciones ni manipulaciones a lo largo del tiempo, al contrario que el trigo.

Por supuesto, al igual que el trigo y otros cereales con gluten, está totalmente contraindicada para las personas celíacas.

Es un cereal excelente para el cultivo ecológico porque es mucho más resistente a las condiciones atmosféricas adversas y a la polución ambiental. Además resiste muy bien las plagas y parásitos de forma natural y responde negativamente a los productos químicos de síntesis.

Su sabor es excelente. En estos momentos hay en el mercado todo tipo de productos elaborados con espelta: galletas, bollería, pasta, pan,….. así como en grano entero, copos, cuscus, harina….